L - V con cita previa

Depresión infantil: qué es, síntomas y tratamientos para combatirla

La depresión infantil es una problemática bastante frecuente y muy seria en los menores. Algunas de las posibles causas de la depresión en la infancia pueden ser los problemas familiares, la separación de los padres, el acoso escolar, los problemas con los amigos, los cambios de domicilio y colegio, la muerte de una persona cercana…

En lo relacionado con los síntomas, los niños que presentan depresión suelen experimentar sentimientos de desesperanza, episodios de llantos recurrentes, disminución del interés en actividades como quedar con amigos o hacer deporte, falta de concentración… Finalmente, el principal tratamiento de la depresión infantil es el tratamiento psicológico con el niño y su familia.

Qué es la depresión infantil

La depresión infantil es un trastorno del estado anímico que afecta cada vez a más niños. Esta patología se manifiesta mediante un gran sentimiento de tristeza que dura dos o más semanas y la pérdida de placer por las cosas que antes disfrutaba. Además va acompañada de otros síntomas físicos, conductuales, emocionales y cognitivos.

La depresión infantil interfiere gravemente en la vida diaria del menor a nivel escolar, social, familiar… Es importante no confundirla con la tristeza, ya que la tristeza es una emoción normal con una función adaptativa.

Síntomas de la depresión infantil

Los síntomas de depresión infantil más habituales son:

Un consejo para detectar la depresión en los hijos es estar atentos a los síntomas anteriores y no minimizar lo que sienten. Si su hijo presenta alguno de estos, lo más importante es hacer que se sienta apoyado y pedir ayuda a un psicólogo infantil para evaluar la situación y, posteriormente, intervenir si fuese necesario.

Tratamiento para la depresión infantil

El tratamiento principal para la depresión infantil es la terapia psicológica. En las diferentes sesiones se trabaja tanto con el niño individualmente como con su familia, con el objetivo de dotar al menor de las herramientas de gestión emocional necesarias así como de dar pautas de actuación a los padres y resolver las dudas que les vayan surgiendo. Por otro lado, en algunos casos puede ser recomendable el tratamiento farmacológico complementario con la terapia psicológica. 

También resultan muy beneficiosos para la depresión infantil los cambios en las rutinas diarias del niño, por ejemplo, incorporando actividades que le motiven, realizando ejercicio físico, dedicar un momento al día para expresar cómo nos sentimos…

Psicólogos para la depresión

Puedes pedir cita con nosotras en Oviedo, Gijón y Avilés. No dudes en contactar con nosotras si observas en tú hijo algún indicio de sintomatología depresiva. También contamos con psicólogos para la depresión en adolescentes.

¿Dónde puedes encontrarnos?